PREVENCIÓN DESDE LA FAMILIA

RECUERDA:

  • Construye la autoestima de tus hijos. Anímales a descubrir sus posibilidades, pero no te pases el día diciéndoles lo mejores que podrían ser.
  • Acepta a tus hijos sin tener en cuenta para nada su peso. Deben de saber que el cuerpo de cada persona es único y valioso. Acepta tu propio cuerpo primero para ser convincente.
  • Enseña a tus hijos a comunicarse con firmeza. Sus hijos han de ser fuertes para enfrentarse a las enormes presiones sobre el aspecto fisco que provienen de la gente de su edad, los medios de comunicación y de muchos adultos.  Lo que quiere decir:
    • Favorecer la expresión de sentimientos sin inhibirlos y desde el YO ME SIENTO, YO QUIERO, YO NECESITO, YO DESEO.
    • Evitar que asuman sentimientos que no son suyos
    • Respetar su intimidad.
    • No inhibir su desarrollo.

 

  • No castiguen o premien a sus hijos con comida, ni siquiera cuando son pequeños.
  • No les limites la comida a menos que su médico diga otra cosa.
  • Enséñales en casa a comer una dieta variada y equilibrada.
  • Coman juntos en familia al menos una vez al día y vivan la comida como momento de encuentro y conversación.