SEÑALES DE ALERTA

Algunas señales de alerta que pueden hacernos sospechar de la existencia de un trastorno de alimentación son:

  • Cambios en los hábitos alimentarios: uso de dietas injustificadas, preferencia por comer solo, petición repetitiva de alimentos bajos en calorías, etc.
  • Ayuno, saltarse comidas y evitación de alimentos por los que antes se mostraba preferencia.
  • Comportamiento alimentario extraño: comer de pie, desmenuzar la comida en trozos muy pequeños, jugar con ella, esparcirla y esconderla, etc.
  • Pérdida de peso injustificada.
  • Miedo y rechazo exagerado respecto al sobrepeso.
  • Descontento con su físico
  • Vómitos auto inducidos.
  • Evitación de situaciones que supongan mostrar el cuerpo: ir a la playa, piscina, probarse ropa, etc.
  • Evitación de situaciones que impliquen comidas o cenas de amigos, familia…
  • Cambios de humor e irritabilidad frecuentes.
  • Disminución de la concentración.
  • Negación de la existencia de un problema y, en ocasiones, explicación del cambio de hábitos argumentando un estilo de vida más saludable.